Las Ermitas, paseo emblemático en Córdoba

Hablar o escribir sobre Las Ermitas de Córdoba es retrotraerme en el tiempo aproximadamente 25 años, es decir, desde que tuve la oportunidad, a través de un amigo, de realizar este camino que me ha acompañado durante toda mi vida.

A 15 kms del centro de Córdoba, en las faldas de Sierra Morena, se encuentran Las Ermitas de Córdoba, lugar donde residieron los ermitaños hasta mediados del siglo XX. Es un lugar emblemático de Córdoba al cual me encanta subir para hacer deporte y desconectar del día a día, ya que la paz y tranquilidad que encuentras en el camino son un lujo.

Desde el año 1236, con la conquista de Fernando III, el movimiento eremítico comienza a establecerse en la serranía cordobesa, principalmente en el entorno de un extenso bosque. Las Cuevas y oquedades ofrecían el refugio deseado por los ermitaños.

Vista del Sagrado Corazón de Jesús - Las Ermitas de Córdoba

Vista del Sagrado Corazón de Jesús – Las Ermitas de Córdoba

Fue en 1699, cuando el hermano mayor de los solitarios, Francisco de Jesús, tomó la decisión de alejar a sus hermanos solitarios del contacto de las gentes, ya que la Abadía se estaba poblando en demasía de cortijos y explotaciones agrícolas, decidiendo que todos los solitarios acogidos a su dirección se trasladasen a una zona más apartada de la sierra. La zona elegida fue el llamado Cerro de la Cárcel, que pertenecía a la ciudad como tierras de Realengo, y se solicitó la construcción de 13 Ermitas en las que desde entonces habrían de vivir cada uno de ellos, así como una pequeña iglesia en la que los solitarios llevarían a cabo los ejercicios espirituales diarios en comunidad. Este cerro era enclave único y singular que reunía las condiciones perfectas para poder desarrollar una vida austera y de meditación.

Las Ermitas cerraron el horizonte físico de mi niñez. Fueron lo alto, lo blanco y lo lejano. No son pues, olvidables por mí”  (Antonio Gala)

Entrada a Las Ermitas de Córdoba

Entrada a Las Ermitas de Córdoba

Existen dos caminos o senderos que por los que puedes subir a Las Ermitas: la Cuesta de los Pobres, de unos 700 m de longitud y por la que subían los pobres para recibir comida de los ermitaños, y la Cuesta del Reventón, el camino más usado para acceder a Las Ermitas por jinetes, deportistas, ciclistas y toreros, que realizan parte de sus entrenamientos “subiendo a las Ermitas”. Se llama Cuesta del Reventón porque, a principios del siglo XX, el Rey Alfonso XIII subió con su carruaje y su caballo “reventó” por el esfuerzo al subir el camino hasta Las Ermitas.

Una vez dentro del complejo podemos disfrutar del impresionante mirador en el cual se levanta y preside el monumento del Sagrado Corazón de Jesús, obra realizada en 1929 por Lorenzo Coullaut Valera. No quiero contarte la vista que se puede disfrutar desde el mirador, para que, cuando estés en Córdoba, tú mism@ puedas comprobarlo, pero te adelanto que te dejará la boca abierta.

 

No hay comentarios aún.

¿Qué opinas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.